03/04/2020 20:53 hs

Espaņa | "MENOS EL ESTADO". | 22.01.2020 00:00

Cardenal Caņizares reitera que nada ni nadie puede quitar a los padres "el deber y la responsabilidad de educar" a sus hijos

El arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, precisó que el Estado sólo responde a una exigencia de la sociedad "que es garantizar a todos, sobre todo a la célula de la sociedad, que es la familia, que cumpla con su deber de educar". "Este Gobierno no sabe dónde va y así está conculcando el ordenamiento jurídico español. La escuela no es la institución social encargada de educar a los niños; es a los padres a quienes corresponde esta misión. Si no es así, todavía no salimos de los gulags soviéticos, de la cultura comunista", aseveró.   

data imagen

El cardenal y arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, aseguró que "con el don de los hijos", Dios les dio a los padres "el deber y la responsabilidad de educarlos que nada ni nadie puede arrebatarles, y menos el Estado", el martes 21 de enero, en la presentación del nuevo libro de Francisco 'Una gran esperanza', junto al arzobispo-metropolita para España y Portugal de la Iglesia Ortodoxa, Policarpo.

Cañizares precisó que el Estado sólo responde a una exigencia de la sociedad "que es garantizar a todos, sobre todo a la célula de la sociedad, que es la familia, que cumpla con su deber de educar", frente a la controversia generada en España sobre el derecho de los padres a educar a sus hijos según sus convicciones. El viernes 17 de enero, la ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá, consideró que "no podemos pensar de ninguna de las maneras que los hijos pertenecen a los padres", según 'OKDiario'. 

"Lo que dijo Celáa es una barbaridad, no se dio cuenta de lo que dijo. Este Gobierno no sabe dónde va y así está conculcando el ordenamiento jurídico español. La escuela no es la institución social encargada de educar a los niños; es a los padres a quienes corresponde esta misión. Si no es así, todavía no salimos de los gulags soviéticos, de la cultura comunista. Esa actitud no es compatible con una España que se abre al futuro, es el retroceso más grande que puede tener un Gobierno", aseveró el prelado.