LE CORTARON EL CUELLO.

Yihadistas asesinan a un sacerdote anciano cuando celebraba una Misa en Francia

Dos miembros del Estado Islámico, que gritaron "Alá es grande" durante el ataque, asesinaron al sacerdote Jacques Hamel, de 85 años, y tomaron varios rehenes, entre ellos dos religiosas, durante la celebración de una Misa, en la iglesia católica de Saint-Etienne-du-Rouvray, en el norte de Francia. "Los padres tienen el derecho de retirarse a partir de los 75 años pero él se sentía todavía fuerte. Hamel decía que no hay sacerdotes y por eso podía estar al servicio. Prefirió quedarse en este lugar y seguir trabajando", relató un religioso. 

Dos miembros del Estado Islámico, asesinaron al sacerdote Jacques Hamel, de 85 años, y tomaron varios rehenes durante 40 minutos, entre ellos dos religiosas, durante la celebración de una Misa, en la iglesia católica de Saint-Etienne-du-Rouvray, en el norte de Francia. Los yihadistas degollaron al presbítero e hirieron a un rehén que está herido de gravedad. La policía, que fue avisada del hecho por una tercera monja que logró escapar, pudo neutralizar a los terroristas. El Estado Islámico ratificó que los atacantes pertenecen al grupo islamista. 

El Presidente de Francia, Francois Hollande, aseguró que los atacantes gritaron "Alá es grande" durante el ataque al templo. "El Estado Islámico nos ha declarado la guerra, y debemos librarla", aseveró el mandatario. Uno de los terroristas es Sid Ahmed Ghlam, un argelino de 24 años, que estuvo preso el año pasado por querer atentar contra una o más iglesias en la capital francesa, entre ellas la basílica del Sagrado Corazón en París, Salió de la cárcel en marzo. Estaba fichado por la policía por realizar actividades cercanas al Islam radical y había viajado a Siria en varias ocasiones para unirse a grupos yihadistas. El Vaticano expresó que Francisco siente "dolor" y "horror" por la "absurda violencia del bárbaro asesinato" del sacerdote y expresó su "condena más radical a cada forma de odio".

"Estamos particularmente golpeados porque esta violencia horrible tuvo lugar en una Iglesia, un lugar sagrado en el que se anuncia el amor de Dios, con el bárbaro asesinato de un sacerdote y la implicación de los fieles", sostuvo el portavoz de la Santa Sede, Federico Lombardi. El Padre Hamel nació en Darnétal, en la región de Normandía. Fue ordenado presbítero en 1958. En 2008 celebró 50 años de servicio a la Iglesia. El sacerdote Auguste Moanda-Phuati sostuvo que en su ausencia "era él quien oficia un poco en la iglesia". "Era un sacerdote valiente para su edad. Los padres tienen el derecho de retirarse a partir de los 75 años pero él se sentía todavía fuerte. Él decía que no hay sacerdotes y por eso podía estar al servicio. Prefirió quedarse en este lugar y seguir trabajando", relató. 

Fuente: ACI Prensa.

facebook
twitter

SUSCRIPCIÓN

Suscríbase y reciba gratis nuestras novedades.