100 HERIDOS, ALGUNO DE GRAVEDAD.

Siembran el pánico al grito de "Alá es grande" y "Gora ETA" en multitudinaria celebración de Semana Santa en Sevilla

El subdelegado del Gobierno de Sevilla, Ricardo Gil-Toresano, informó que detuvieron a 8 personas, entre ellos 7 españoles y un senegalés - de los cuales cinco quedaron en libertad con cargos y tres ingresaron en prisión- por ofender y provocar pánico y avalanchas, en la multitudinaria celebración de la madrugada del Viernes Santo. 

El subdelegado del Gobierno de Sevilla, Ricardo Gil-Toresano, informó que detuvieron a 8 personas, entre ellos 7 españoles y un senegalés, por sembrar el pánico al grito de "Alá es grande" y "Gora ETA" en la multitudinaria celebración de la madrugada del Viernes Santo, en Sevilla, y provocar grandes avalanchas que dejaron más de 100 heridos, y algunos de gravedad, como fue el caso de un nazareno de la hermandad del Gran Poder de 35 años afectado con una fractura de cadera y un hombre de más de 60 años, ingresado con un traumatismo craneoencefálico. 

Gil-Toresano precisó que de los 8 detenidos, cinco quedaron en libertad con cargos y tres ingresaron en prisión. Indicó que hubo "intención maliciosa" de ofender y de provocar pánico y avalanchas, y descartó "vínculo terrorista nacional o internacional con las acciones perpetradas". Sobre los hechos, aseguró que detuvieron a un individuo senegalés a las 3.30, que tenía antecedentes por delitos comunes, por desobediencia a la autoridad. Este, era vendedor ambulante y gritó "Alá es grande", quedó en libertad con cargos. Posteriormente, a las 4.20, las autoridades detuvieron a tres españoles de 47, 46 y 45 años por el delito de desórdenes públicos. 

"Provocaron el pánico desde la calle Alfonso XII hasta la calle Marqués de Paradas, generándose estampidas generalizadas en la zona. Vociferaban también consignas relacionadas con ETA. Algunos testigos indican que de sus bocas salían frases como 'así son las bombas de ETA' y 'Gora ETA'", aseveró Gil-Toresano. Estos tres detenidos habrían ingresado en prisión provisional tras su comparecencia judicial. Después, a las 6, detuvieron a dos españoles de 19 años por desórdenes públicos y contra los sentimientos religiosos. "En ese momento, la hermandad de la Macarena se encontraba en la zona y quienes asistían a esa procesión escucharon a los españoles gritar 'Alá es grande'", indicó.

Fuente: Religión en Libertad.

facebook
twitter

SUSCRIPCIÓN

Suscríbase y reciba gratis nuestras novedades.