TRAS DENUNCIAR "LA FALTA DE RESPETO EN EL ÁMBITO SAGRADO".

El Vaticano fija mecanismos de control que garanticen la validez del pan y el vino en la Consagración

La Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, a cargo del cardenal Robert Sarah, precisó, por pedido de Francisco, que el pan debe tener una mínima cantidad de gluten, mientras que el vino debe realizarse con uvas puras no mezcladas con otras sustancias. "El vino debe ser natural, del fruto de la vid, puro y sin corromper, sin mezcla de sustancias extrañas. Las hostias deben tener la mínima cantidad de gluten necesaria para obtener la panificación", aseguró. 

La Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, a cargo del cardenal Robert Sarah, estableció mecanismos de control que garanticen la validez del pan y el vino empleados en la Consagración, por pedido de Francisco, tras denunciar "la falta de respeto en el ámbito sagrado", a través de una Carta circular dirigida a los obispos diocesanos, donde recordó las normas acerca de la materia eucarística indicadas en el Código de Derecho Canónico y en el Misal Romano. 

El Vaticano precisó que el pan debe contener una mínima cantidad de gluten, mientras que el vino debe realizarse a partir de uvas puras no mezcladas con otras sustancias. "El pan que se emplea debe ser ázimo, de sólo trigo y hecho recientemente, para que no haya ningún peligro de que se corrompa. Es un abuso grave introducir, en la fabricación del pan para la Eucaristía, otras sustancias como frutas, azúcar o miel. El vino debe ser natural, del fruto de la vid, puro y sin corromper, sin mezcla de sustancias extrañas. Las hostias sin nada de gluten son materia inválida para la Eucaristía", indicó. 

Afirmó que debe tener "la mínima cantidad de gluten necesaria para obtener la panificación sin añadir sustancias extrañas ni recurrir a procedimientos que desnaturalicen el pan". "Mientras que hasta ahora, algunas comunidades religiosas se ocupaban de preparar el pan y el vino para la celebración de la Eucaristía, hoy se venden también en los supermercados, en otros negocios y a través de Internet. El Ordinario debe recordar a los presbíteros que debe comprobar quién es la persona encargada de proveer el pan y el vino para la celebración", aseguró. 

Fuente: ACI Prensa.

facebook
twitter

SUSCRIPCIÓN

Suscríbase y reciba gratis nuestras novedades.