SE ENCUENTRA EN PRIMERA LÍNEA PARA ATENDER A LAS PERSONAS AFECTADAS.

Comunidad católica perseguida en China ofrece ayuda y acompañamiento a miles de personas frente a la crisis por el coronavirus

Organizaciones caritativas católicas, diócesis, parroquias, movimientos eclesiales, sacerdotes, religiosas y fieles laicos individuales realizan lo posible para responder a las necesidades de la población  frente a la crisis de la epidemia del coronavirus. 'Jinde Charitie', la organización caritativa católica más grande activa en China continental, recaudó hasta el 5 de febrero unos 6.000.000 de yuanes (800.000 euros) que ya fueron destinados a comprar los primeros materiales de emergencia. La entidad proporcionó más de 10 trajes de aislamiento, 100 máquinas para el sistema respiratorio y 30 toneladas de desinfectantes. 

Fides.

07.02.2020  |  China  |  Jennifer Almendras.

La pequeña comunidad católica perseguida en China se encuentra en la primer línea de ayuda al brindar acompañamiento y asistencia a miles de personas frente a la crisis de la epidemia del coronavirus, indicó 'Ayuda a la Iglesia Necesitada'. Los católicos en el país asiático, que se encuentra bajo el gobierno de Xi Jinping, son una minoría de unos 7.000.000 de personas, que padecen fuertes presiones y graves límites en su derecho a la libertad religiosa por parte del Partido Comunista Chino. Actualmente, organizaciones caritativas católicas, diócesis, parroquias, movimientos eclesiales, sacerdotes, religiosas y fieles laicos individuales realizan lo posible para responder a las necesidades de la población. Además, hicieron un llamamiento a la oración, al que se unieron miles de comunidades en China continental y fuera del país.

"Los suministros médicos y las medicinas se están acabando gradualmente. Nuestros médicos, enfermeras, religiosas y laicos están expuestos al peligro de infección por coronavirus. Estoy muy triste y preocupada, pero soy una religiosa y tengo confianza, confío en Jesucristo y en la protección materna de la Virgen María. Sabemos que el Papa y la comunidad católica de todo el mundo están rezando por nosotros y están con nosotros: esto nos da mucha fuerza", indicó la religiosa y directora del hospital católico administrado por la Congregación de la Santa Esperanza, en la diócesis de Xian Xian, precisó Fides. Hospitales católicos, empresas y fábricas propiedad de fieles se pusieron a disposición de las autoridades civiles para recibir a contagiados o para producir materiales médicos necesarios. 'Jinde Charitie', la organización caritativa católica más grande activa en China continental, pidió recaudar fondos, en el que participan entidades como Caritas Internacional y países individuales, que hicieron sentir su apoyo tras las palabras de Francisco durante el Ángelus del 26 de enero. 

'Jinde Charitie' recibió hasta el 5 de febrero unos 6.000.000 de yuanes (800.000 euros), que ya fueron destinados a comprar los primeros materiales de emergencia. La entidad proporcionó más de 10 trajes de aislamiento, 100 máquinas para el sistema respiratorio y 30 toneladas de desinfectantes. "Es imposible contar la inmensa movilización de manera generalizada, porque ahora es una acción que toca a todas las comunidades católicas en China continental, que están haciendo su parte, tanto con oraciones, novenas, rosarios como con compromisos concretos", aseguró Wang Wei, párroco de la parroquia de Shao Lin Kou de la diócesis de Tian Jin. Recientemente, el Vaticano envío a China cientos de miles de mascarillas para limitar la propagación del contagio del coronavirus.

Fuente: Ayuda a la Iglesia Necesitada.

facebook
twitter

SUSCRIPCIÓN

Suscríbase y reciba gratis nuestras novedades.