EN PLENA EMERGENCIA SANITARIA.

Iglesia en México brinda vademécum para el ejercicio del sacerdocio frente a la pandemia

La Conferencia del Episcopado Mexicano difundió una serie indicaciones para los sacerdotes, entre recomendaciones para atender sacramentalmente a pacientes de coronavirus, al difundir el 'Plan Emergente Nacional Sacerdotal COVID-19', en el que les pidieron "estar preparados ante la demanda que se nos hará de estar presente acompañando a los pacientes" para proporcionarles la Unción de los Enfermos, Confesión y Viático. "Pueden ir a ver un paciente con estas características si y sólo si cuenta con los medios de protección correspondiente", reiteraron los prelados. 

CEM.

07.04.2020  |  México  |  Jennifer Almendras.

La Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) difundió una serie indicaciones para los sacerdotes, entre las recomendaciones para atender sacramentalmente a pacientes de coronavirus, al difundir el 'Plan Emergente Nacional Sacerdotal COVID-19', en el que realizó un vademécum espiritual, eclesial y físico sobre el ejercicio del sacerdocio en la emergencia sanitaria por la pandemia. Afirmó que "el sacerdote debe ser un gran puente de unión entre Dios y sus hijos", al explicar las actuaciones de los sacerdotes en cada una de las circunstancias que podrían presentarse en el acompañamiento de los fieles frente a la emergencia sanitaria. 

Los obispos reiteraron el cuidado y prevención personales hasta las disposiciones sobre cómo realizar el acompañamiento de los fieles en sus casas u hospitales, el mantenimiento de las distancias y las normas de higiene. Además, propone a los sacerdotes potenciar la lectura espiritual, la reflexión personal y la vida de oración, sin dejar de lado el aspecto psicológico, físico y emocional, invitándolos a hacer deporte, ocuparse de sus hobbies y socializar con los miembros de su comunidad eclesial o a través de las redes sociales. Los prelados pidieron a los sacerdotes "estar preparados ante la demanda que se nos hará de estar presente acompañando a los pacientes de COVID-19, es decir, proporcionarles los sacramentos de Unción de los Enfermos, Confesión y Viático".

"¿Qué hacer ante esta circunstancia de la cual no podemos huir, pues está en nuestra realidad, pero que no podemos enfrentar como habitualmente sabemos y podemos hacer? Pueden ir a ver un paciente con estas características si y sólo si cuenta con los medios de protección correspondiente", aseguró, al sostener que estos comprenden el uso de bata, guantes de látex, tapabocas N95, cubre zapatos, gorro y que el sacerdote "no tenga enfermedades preexistentes"."Ante este escenario global hemos de contemplar con esperanza cristiana y un profundo sentido de fe, asumiendo con corazón de padres y hermanos esta oportunidad con una profunda confianza, más no con ingenuidad, sino con ojos de fe y corazón de pastores que han de conocer las necesidades del Pueblo cristiano, para involucrarse en ellas y potenciar todas aquellas iniciativas que favorezcan la presencia del Reino de Dios", ratificaron los prelados a los presbíteros. 

Fuente: AICA.

facebook
twitter

SUSCRIPCIÓN

Suscríbase y reciba gratis nuestras novedades.