TRAS UN MES MUCHOS SIGUEN SIN HOGAR.

La Iglesia católica en Vanuatu y Caritas Oceanía siguen asistiendo a los damnificados por el ciclón Pam

Mucha gente vive en la calle, sin comida, ni medicinas. Quince mil casas fueron completamente destruidas o dañadas y 75.000 personas siguen sin alojamiento. 

17.04.2015  |  Melanesia  |  Jennifer Almendras.

La Iglesia católica en Vanuatu y  Caritas Oceanía, incluidas Caritas Australia y Caritas Aotearoa New Zealand, continúan con las tareas de asistencia a los damnificados por el ciclón Pam, que arrasó el archipiélago hace mes, y aun muchos siguen sin hogar.

Mucha gente vive en la calle, sin comida, ni medicinas. Los residentes afrontan uno de los eventos más desastrosos que afectó al archipiélago. Con las redes de Caritas, la diócesis de Port Vila trata de responder rápidamente a las necesidades más urgentes de la población. Alrededor del 70 por ciento podría verse desplazada.

Quince mil casas fueron completamente destruidas o dañadas y 75.000 personas siguen sin alojamiento. Las condiciones de vida siguen siendo muy difíciles a pesar de las intervenciones, entre otros, de la Cruz Roja de Vanuatu, de Oxfam Nueva Zelanda, gracias a la cual la diócesis de Port Vila, a través del programa 'Cash for Work', distribuye subsidios a las familias más necesitadas, para la recuperación de las comunidades y las familias, al mismo tiempo que se promueve la dignidad de las comunidades interesadas. Caritas lleva adelante programas de ayuda a las comunidades de Vanuatu y otros países del Pacífico para identificar aquellos con mayor riesgo en caso de desastres, técnicas para reducir su vulnerabilidad ante los desastres y preparar a la población. 

Video en inglés

 

 

Fuente: Fides.

facebook
twitter

SUSCRIPCIÓN

Suscríbase y reciba gratis nuestras novedades.